Cómo Recuperar Tu Cuerpo y Abdomen Postparto

5 consejos de alimentación y fitness para recuperar la forma después del parto 

Según James Duigan, experto en bienestar y fundador del sistema Bodyism, una forma fácil de entrenar los músculos abdominales después del embarazo es hacer primero ejercicios pélvicos en el suelo (como los de Kegel) y después una serie de posturas de tabla (como si hicieras flexiones pero sin bajar, manteniendo la postura durante diez segundos, hasta que finalmente puedas llegar a un minuto).

Lo bueno de estos ejercicios es que puedes hacerlos mientras tu bebé duerme la siesta, y puedes llevar puesto el cinturón Slendertone para alcanzar tus objetivos de fitness y tonificación aún más rápido.

Come sano para recuperar tu figura

Una mala dieta hace que te sientas hinchada y débil, y puede echar a perder todo el esfuerzo que has dedicado a hacer ejercicio con el cinturón de abdominales. Por eso, la nutricionista y fundadora de GP Nutrition Gabriela Peacock insiste en la importancia de comer bien para conseguir mejores resultados: “Los carbohidratos complejos, como el arroz integral o la cebada, tienen mucha vitamina B, que es esencial para producir energía. Además, como son ricos en fibra, te sacian durante más tiempo. Las proteínas, al combinarlas con los carbohidratos, liberan azúcar en el flujo sanguíneo más despacio, lo que ayuda a equilibrar tus niveles de energía. Unta una tostada con hummus y acompáñala con pescado azul, carnes magras o requesón para una estupenda dosis de proteínas”.

Un cuerpo fuerte es un cuerpo descansado

Ser madre normalmente implica dormir a horas poco habituales. “Es importante comer alimentos que tengan mucho triptófano, un aminoácido que ayuda a producir serotonina: la hormona que nos hace sentir bien y nos ayuda a dormir. El pavo, el marisco, el plátano y el requesón son buenísimas opciones. Las verduras de hoja oscura, como la berza, la acelga y la espinaca, tienen mucho magnesio, que nos ayuda a relajarnos”, dice Peacock, que también recomienda evitar la cafeína después de las cuatro de la tarde: “Estimula la glándula adrenal y altera los niveles de azúcar en sangre, lo que puede hacer que no te duermas por la noche. Además, al ser un estimulante, te da una falsa sensación de energía y, cuando se te pasa, te sientes incluso más cansada. Para descansar bien, echa unas gotas de lavanda en la almohada o en la bañera”.

Haz ejercicio en casa, con tu bebé

Toda nueva madre debe saber que cualquier transformación que ocurra en su cuerpo ocurre primero en su mente, dice Duigan: “No te precipites al hacer ejercicio, porque puedes hacerte daño. Piensa que llevar a tu bebé a cuestas ya es un ejercicio en sí mismo. Simplemente intenta hacer unas cuantas sentadillas de vez en cuando”.

Prepara tentempiés nutritivos para ti y para tu bebé

Peacock recomienda evitar los snacks con mucha sal o azúcar, y optar por alimentos saludables como el yogur natural (que tiene proteínas y calcio) y las frutas y verduras frescas. Puedes preparar tentempiés deliciosos y que además sean adecuados para tu bebé: “Corta unas verduras en bastoncitos y báñalos en hummus, que tiene muchas proteínas y sacia el hambre. A mí me encanta untar tortitas de arroz con aguacate machacado, y preparar galletas caseras con plátano, manzana y avena”, añade la nutricionista.

Estos consejos son sencillos pero efectivos. Si evitas los alimentos procesados o azucarados, y aprovechas las siestas de tu bebé para hacer ejercicios cortos e intensos, recuperarás el tono muscular más rápidamente y sin robarle tiempo a tus demás responsabilidades.

Slendertone